Este artículo fue traducido por Amanda Hernández  desde un reportaje original de Amanda Hernández. To read this story in English, click here.

El contrato de la Universidad de Maryland con la Administración de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos ya no está activo a partir de este mes, según un mensaje de correo electrónico enviado por Laurie Locascio, vicepresidente de investigación, a los líderes estudiantiles a principios de esta semana.

El contrato, que debía expirar en marzo de 2022, expiró porque la agencia no ejercía el último año del contrato. El contrato no será renovado por la universidad este año, según el correo electrónico.

El contrato comenzó en 2017 y cubrió hasta 25 sesiones de dos días de entrenamiento antiterrorista para investigadores de seguridad nacional enviadas a embajadas estadounidenses en el extranjero, según el sitio web del Stamp Student Union. Los entrenamientos fueron dirigidos por investigadores del National Consortium for the Study of Terrorism and Responses to Terrorism. 

Durante varios años, defensores estudiantiles de grupos como Latinxs Políticos Unidos por el Movimiento y la Acción en la Sociedad, la Asociación de Gobierno Estudiantil y la Unión de Estudiantes Internacionales han pedido a la universidad que rescinda su contrato con la agencia.

Ambos PLUMAS como SGA publicaron declaraciones el miércoles por la noche expresando su entusiasmo y alivio por la decisión.

“Esta es una gran victoria para los estudiantes inmigrantes, defensores estudiantiles que presionaron para terminar el contrato”, dice la declaración de PLUMAS. “Y el entorno general inclusivo que la UMD necesita para avanzar”.

[UMD lanza un colección de beneficios de cuidado familiar para empleados]

El SGA, sin embargo, pidió a la administración de la universidad que tome medidas adicionales para proteger y apoyar a los estudiantes indocumentados. Los líderes estudiantiles instaron a la universidad a reafirmar sus reglas de santuario existentes, que se refieren a reglas que limitan la cooperación con las agencias federales de inmigración, y actualizar cómo la policía del campus debe interactuar con los estudiantes indocumentados.

El SGA también quiere que la universidad desarrolle una “respuesta universitaria rápida” a las deportaciones de estudiantes y personal.

“Como comunidad universitaria que defiende el respeto por el aprendizaje, la diversidad y el servicio a los demás, junto con el priorizado como un hogar seguro para los estudiantes indocumentados, no hay lugar para una asociación con ICE en UMD”, se lee en la declaración de SGA.

En el pasado, los defensores han descrito los efectos que la existencia de dicho contrato puede tener en los estudiantes, desde la seguridad hasta las preocupaciones de salud mental.