Este artículo fue traducido por Anaya Truss-Williams desde un reportaje original de Anaya Truss-Williams. To read this story in English, click here.

Cuando Erica Blum escucha “Beautiful Trauma” por P!nk, se la lleva de vuelta a su viaje de 50 minutos en el tren de la línea amarilla del metro desde Pentagon City hasta la estación de metro en College Park. A medida que la canción se acelera, la estudiante de doctorado en ciencias de la computación de tercer año mira que el tren pasa por el puente entre Arlington, Virginia y Washington, D.C.

Aunque Blum se ha mudado a Arlington, ella vivió un paseo en bicicleta de 20 minutos del campus de la Universidad de Maryland cuando comenzó la escuela de posgrado. Ella alquiló un cuarto en una casa en Berwyn Heights con otros cuatro estudiantes de posgrado.

Mientras que su alquiler mensual de $575 era solo el 30 por ciento del estipendio que ganó como asistente de posgrado, la presencia de insectos, ratones y moho no hizo que el lugar asequible valga la pena para Blum.

“Sentí que este no es el lugar seguro y feliz que me gustaría que fuera cuando llego a casa al final del día”, dijo ella.

Para aquellos que viven con un presupuesto ajustado en la escuela de posgrado, la historia de Blum podría sonar familiar. En Graduate Hills y Graduate Gardens — complejos de apartamentos que se encuentran a lo largo de University Boulevard y Guilford Drive respectivamente — los alquileres van desde $1.227 para un estudio hasta $1.735 por un apartamento de dos dormitorios y un baño. Estos complejos representan la única vivienda universitaria de estudiantes de posgrado. Como Blum descubrió, sin embargo, a veces las opciones más asequibles en el área vienen con sus problemas propios.

Ahora, Blum y otros trabajadores estudiantiles posgrados tienen sus ojos en un proyecto de ley que actualmente se encuentra en trámite en la legislatura del estado que les daría derechos de negociación colectiva — y, ellos creen, podrían mejorar potencialmente sus situaciones de vida si pasara. Los defensores dicen que tener el derecho a sindicalizarse daría a los estudiantes influencia en las negociaciones con los administradores, lo que, según ellos, podría conducir a niveles de estipendio más altos. En este momento, el estipendio mínimo para estudiantes con puestos de adjunto de tiempo completo durante nueve meses y medio es $18,979.

[Conoce a los jóvenes del condado de Prince George que ganaron un torneo de debate español en Harvard]

“Realmente me encantó mi tiempo en Maryland y cuando alguien me pregunta si deberían venir aquí, quiero decirles con todo mi corazón: ‘¡Sí, deberían venir aquí!’”, dijo Blum. “Parte de lo que me impide hacer eso en este momento son las dificultades que mis amigos y yo hemos tenido: encontrar vivienda y el costo relativo al estipendio”.

Pero en una audiencia para el proyecto de ley ante el Comité Senatorial de Finanzas a principios en febrero, el Dr. Steve Fetter, decano de la escuela de posgrado de esta universidad, argumentó que la escuela ha logrado impulsar el estipendio otorgado a los asistentes de posgrado sin darles derechos de sindicalización.

Según su testimonio, el estipendio mínimo ha aumentado un 20 por ciento desde julio de 2018; el estipendio promedio es ahora de $22,000 para asistentes de posgrado que trabajen 20 horas por semana durante nueve meses. Los asistentes de posgrado también reciben otros beneficios, como seguro médico y remisión de matrículas. Además, Fetter ha dicho que aumentar los niveles de estipendio es su prioridad más alta como decano.

Sin embargo, en el testimonio de que el estudiante de doctorado en ingeniería eléctrica e informática Andrew Goffin presentó a la legislatura del estado en apoyo del proyecto de ley de negociación colectiva, dijo aunque tiene un financiamiento por encima de la media y un asesor que le permite tener un buen equilibrio entre vida laboral y personal, aún es difícil permitirse vivir en el área de Washington, D.C.

“A nivel individual, ningún estudiante de posgrado puede solicitar mejoras en sus condiciones de trabajo, especialmente cuando estos problemas varían enormemente entre departamentos y campus. Esas mejoras sólo pueden lograrse mediante la negociación colectiva”, escribió Goffin en su testimonio.

Goffin buscó apartamentos para estudiantes posgrados propiedad de la universidad cuando estaba decidiendo un lugar para vivir en el área, pero finalmente decidió en un apartamento de una habitación en New Carrollton ubicado a 15 a 20 minutos del campus.

Él paga alrededor de $1,220 por mes con un lugar de estacionamiento gratis y estima que su alquiler aumenta en alrededor de 5 por ciento de anual, más del 1 por ciento de ajuste por costo de vida que los estudiantes de posgrado recibieron este año.

“Básicamente tienes que vivir al menos de 10 a 15 minutos del campus, a una distancia en auto, para comenzar a conseguir alquileres que sean asequibles”, dijo Goffin.

Algunos estudiantes de posgrado han tenido más suerte en encontrar viviendas asequibles cerca del campus.

Jameson O’Reilly, estudiante de doctorado en física, dijo que para él fue más fácil encontrar una vivienda en College Park que en Boston, donde vivió como estudiante de grado.

[College Park Metro cerrará temporalmente para construcción a partir de mayo]

O’Reilly paga $730 por un cuarto en una casa con cuatro otros estudiantes de segundo año. Desde que el hogar fue reconstruido después de incendiarse hace más de 10 años, ellos han evitado la ira de las plagas que otros estudiantes han combatido en sus hogares.

“Tenemos mucha suerte de tener una casa muy agradable ahora”, dijo O’Reilly, quien también presentó testimonio escrito a favor del proyecto de ley de negociación colectiva. “Conozco algunos lugares que definitivamente han tenido estos problemas”.

Encontrar vivienda puede ser aún más complicado para aquellos que no vivían cerca de College Park antes de comenzar la escuela de posgrado. Según datos de la universidad, en el otoño de 2020 los estudiantes internacionales eran alrededor del 29.1 por ciento de la población de estudiantes de posgrado.

Antonios Kyprianidis, estudiante de doctorado en física y estudiante internacional de Grecia, encontró que el proceso de conseguir la vivienda era estresante. Hace siete años, se puso en contacto con un propietario de su casa en Grecia, quien le dijo que podría tener un cuarto disponible. Cuando Kyprianidis vio la habitación al llegar a los Estados Unidos, sin embargo, descubrió que era caro – el alquiler de 800 dólares sería la mitad del sueldo mensual que él recibiría como asistente de posgrado.

Con el paso de los días, se hospedó en un hotel mientras buscaba otras habitaciones, pero luego fue a alojarse en un Airbnb más barato.

“Después de 10 días de vivir en el Airbnb, decidí que esto no puede continuar — solo iré a esa habitación que vi inicialmente que probablemente todavía estaba libre”, dijo él. “Terminó siendo la habitación más cara en la que vivía. Recuerdo que el primer año fue muy difícil en términos de hacer que los fines se cumplan”.

Años más tarde, Kyprianidis ahora vive con su esposa en una casa en Takoma Park. A menos de la mitad de su tiempo como estudiante de posgrado, sin embargo, descubrió que había acumulado miles de dólares en deudas de tarjetas de crédito que tomó meses de vida frugal para superar.

“Realmente estaba tratando de pensar: ‘¿Dónde gasté todo este dinero? ¿Qué clase de vida lujosa tenía y no me di cuenta”, dijo Kyprianidis.

Aunque trabajadores estudiantiles posgrados que son ciudadanos estadounidenses les permite encontrar empleo adicional fuera del campus para complementar sus estipendios, a los estudiantes internacionales no les permite debido a restricciones de visa.

“Nuestros salarios son los salarios estudiantiles, pero no hay una calificación separada de alquileres para los estudiantes que son un tercio del alquiler promedio”, dijo Kyprianidis. “En los restaurantes, no hay una parte del menú donde se puede pagar un tercio – todavía tienes que pagar lo que otras personas pagan, cuál es el salario medio”.

Gabrielle Tillenburg, nativa del condado de Montgomery, conocía las tribulaciones de encontrar una buena vivienda en el área de Washington, D.C., antes de comenzar como estudiante de doctorado en el programa de historia de arte y arqueología en esta universidad. Ella vivió en una vivienda adosada en el Distrito por tres años mientras trabajaba en una organización sin fines de lucro. Aunque ella dice que era “increíblemente asequible”, también tuvo problemas con ratones y un techo con fugas, que ella dice que el propietario no se ha encargado.

Tillenburg tuvo dificultades para encontrar lugares para vivir que fueran asequibles, ya que los barrios de Columbia Heights y Petworth se volvieron cada vez más gentrificados. Ahora, ella vive en Silver Spring con un compañero de habitación. Sin embargo, cuando ella estaba cazando apartamentos, no le dio un segundo pensamiento a la residencia de posgrados de la universidad debido a los elevados costos y las malas críticas de Google que mencionan chinches, ratones, cucarachas y moho.

“Esa es una calidad de vida inaceptable. Desgraciadamente, creo que es la realidad para tantas personas”, dijo ella. “Pero está claro que esto no es solo un problema de la Universidad de Maryland. Este es un problema de vivienda en los Estados Unidos”.

Este artículo es parte de una serie en curso The Diamondback estará cubriendo este semestre sobre los costos de vivienda en el área de College Park.