El sindicato de UMD dice que Trump fue duro para trabajadores. Bajo Biden, tienen esperanza.

Todd Holden, presidente interino de AFSCME Local 1072, el 11 de noviembre de 2020. (Ines Donfack/The Diamondback)

Este artículo fue traducido por Clara Longo de Freitas y Amanda Hernández desde un reportaje original de Clara Longo de Freitas. To read this story in English, click here

Cuando se volvió azul Pennsylvania, empujando al ex vicepresidente Joe Biden más cerca de la presidencia, organizadores de sindicatos podrían finalmente dar un suspiro de alivio.

Existe un marcado contraste entre las políticas laborales de la administración Trump y el historial y las promesas de campaña de Biden, dijo Todd Holden, presidente interino del sindicato que representa a los trabajadores de esta universidad: el American Federation of State, County and Municipal Employees Council 3 Local 1072. Un candidato está a favor de la gestión y el otro está a favor de los trabajadores, agregó.

“Hay razones para el optimismo, porque ahora vamos a tener un líder que no está tratando activamente de quitarle las protecciones a los trabajadores”, dijo Holden. “Tenemos un líder que no está tratando activamente de destruir el movimiento laboral”. 

La sede del sindicato respaldó a Biden a principios de este año, después de una votación unánime en su junta ejecutiva. Lee Saunders, presidente de AFSCME, dijo en un comunicado de prensa de marzo que Biden era “un defensor de los trabajadores, el movimiento sindical y los trabajadores del servicio público”.

El sindicato respaldó la plataforma de Biden, que prometió expandir la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, aliviar la deuda estudiantil y fortalecer los derechos de negociación colectiva, según el comunicado de prensa.

Han sido cuatro años duros para los sindicatos. La administración de Trump ha destruido las protecciones para los funcionarios públicos, ha atacado a los servicios públicos y ha tomado a los empleados públicos como chivo expiatorio, dijo Stuart Katzenberg, director de crecimiento y negociación colectiva del Consejo 3 de AFSCME. El impacto más tangible fue la negativa de la administración a pasar un estímulo federal adicional a los gobiernos estatales y locales, dijo Katzenberg.

[El sindicato de UMD negocia una alternativa a las reducciones salariales para sus miembros que ganan más de 150.000 dólares]

Este paquete de estímulo ayudaría a los trabajadores de primera línea, como los trabajadores de AFSCME Local 1072 que trabajan en casas de cuarentena y aislamiento, comedores y otras instalaciones del campus. El paquete garantizaría que los trabajadores reciban servicios sociales como prestaciones por desempleo.

Además, el secretario de trabajo Eugene Scalia es pro-empresarial y anti-trabajador, dijo Katzenberg. Las reglas que Scalia ha establecido para el sector privado han sentado un precedente realmente malo, agregó Katzenberg, que luego ha tenido un efecto dominó en el sector público. 

A lo largo de su mandato, el presidente Donald Trump también nombró a jueces que tienen posiciones anti-trabajistas en los tribunales y facilitó la penalización de los trabajadores que hacen huelga por mejores condiciones laborales o salarios. Durante la pandemia, Trump dijo que vetaría la Ley de Héroes, una legislación que daría prestaciones por condiciones de vida peligrosas a los trabajadores esenciales y expandiría las licencias pagadas y el seguro de desempleo. La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de Trump también ha reducido los estándares sobre la protección de los trabajadores. 

Pero Biden sería un presidente pro-trabajador y pro-sindicato, dijo Katzenberg. El sindicato espera que Biden designe a personas que apoyan los sindicatos, los derechos y las protecciones de los trabajadores para OSHA, la Junta Nacional de Relaciones Laborales y el departamento de trabajo de EE. UU.

Según el sitio web de Biden-Harris, su administración fomentará la sindicalización y la negociación colectiva. El sitio web dice que penalizarán a las empresas que negocien “de mala fe” y que “se aseguren de que los dólares federales no fluyan hacia los empleadores que participan en actividades antisindicales”. 

También promete facilitar la sindicalización de los trabajadores y brindar una “garantía federal para que los empleados del sector público” negocien mejores salarios, beneficios y condiciones laborales.

[Después de días en el limbo, Joe Biden se convertirá en el próximo presidente de los Estados Unidos]

Una administración de Biden podría beneficiar directa e indirectamente a los trabajadores de esta universidad a través de regulaciones de salud y seguridad y la expansión de los derechos laborales para los trabajadores del sector público, dijo Katzenberg. 

Ahora, no existe una guía federal sobre la protección de los trabajadores durante la pandemia de COVID-19, dijo Katzenberg. Pero si el gobierno federal aprueba una guía sobre la protección y los derechos de los trabajadores en medio de la pandemia, la universidad no tendría otra opción: tendría que seguir la ley federal. 

Pero la administración Biden no es infalible. No se interponen en el camino del sindicato, pero no están aquí para salvarnos, dijo Katie Brown, estudiante de doctorado en el departamento de comunicaciones y organizadora sindical de Service Employees International Union Local 500. 

Llegó a esta conclusión después de unirse a SEIU Local 500. Era el otoño de 2018, a la mitad del mandato de Trump. Bajo la administración de Trump, la NLRB hace cada vez más difícil sindicalizar, dijo Brown. 

Brown no cree que una administración de Biden sea transgresora o progresista de una manera que cambie sistemáticamente las condiciones laborales en Estados Unidos. Depende de la gente ocuparse de los problemas, dijo. 

“Y podemos hacerlo si nos organizamos”, agregó Brown.

Please support our journalism by donating to The Diamondback.

Categories:

Recommended Articles