Después de días en el limbo, Joe Biden se convertirá en el próximo presidente de los Estados Unidos

El exvicepresidente Joe Biden se postuló en contra del presidente Donald Trump. (Photo via Flickr)

Este artículo fue traducido por Clara Longo de Freitas y Amanda Hernández desde un reportaje original de Jack Hogan. To read this story in English, click here

El ex vicepresidente Joe Biden, quien se postuló con la promesa de restaurar el alma de la nación, ha sido nombrado el 46° presidente de los Estados Unidos después de obtener 284 de los 270 votos electorales necesarios, según The Associated Press. 

Él servirá junto con la senadora de California Kamala Harris. Harris será la primera mujer, la primera persona negra y asiática del sur en ocupar el cargo. 

La victoria, luego de una noche electoral angustiosa y aparentemente interminable, que se filtró hasta la mañana siguiente y finalmente se extendió hasta el sábado, se vio estropeada por repetidas afirmaciones falsas del presidente Donald Trump sobre fraude electoral y que él había ganado.  

Las falsedades de Trump se produjeron en un aluvión de tuits durante la semana y un par de reuniones informativas en la Casa Blanca, la más reciente de las cuales lo presentó haciendo afirmaciones infundadas de que los “votos ilegales” y el fraude generalizado resultó en la elección que se le ha sido robado.

La mensajería de Biden contrastó con el presidente. En repetidas ocasiones aseguró a los partidarios que todos los votos serían contados y, al final de los conteos, emergería como presidente. Él tenía razón.

A pesar de la victoria de Biden, la elección está lejos de terminar. 

El secretario de estado de Georgia anunció el viernes que el estado se dirigirá a un recuento, y otros estados pueden hacer lo mismo, dependiendo de los márgenes de victoria y si un recuento es solicitado, según The Washington Post.

Los recuentos en tres estados después de las elecciones de 2016 no tuvieron ningún efecto en el resultado.

La campaña de Trump ha presentado demandas en estados como Nevada, Michigan, Pensilvania y Georgia, y ha anunciado que solicitará un recuento en Wisconsin. Técnicamente, las batallas legales sobre el conteo de votos no tienen que resolverse hasta el 14 de diciembre, cuando los electores se reunirán para emitir los votos electorales de su estado. Las siguientes semanas pueden parecerse a las elecciones de 2000, que finalmente terminaron después de que la Corte Suprema detuvo un recuento en Florida, otorgando a George H.W. Bush la presidencia.

Esa elección solo terminó después de que el candidato demócrata Al Gore aceptó la sentencia de la corte y admitió la derrota. Trump no se comprometió a aceptar los resultados de una elección perdida de antemano, y con las continuas afirmaciones de que la elección es fraudulenta, algunos expertos temen que nunca lo conceda.

Según Barton Gellman, un periodista de The Atlantic, no existen procedimientos o precedentes para guiar los Estados Unidos a través de una elección en la que un candidato se niega a aceptar la derrota.

Biden asumirá la presidencia en medio de lo que algunos han llamado la crisis más urgente del país desde la Segunda Guerra Mundial: una pandemia que ha infectado a 9,8 millones de estadounidenses y ha matado a más de 230.000, incluidos más de 4.100 residentes de Maryland.

La investidura de Biden será el 20 de enero y, él enfrentará una economía tambaleante que experimentó una desaceleración en la recuperación y millones aún desempleados en septiembre, según The Washington Post

Durante su campaña, Biden prometió que apoyaría un mandato de máscara federal, implementaría una fuerza laboral nacional de rastreo de contactos y expandiría las pruebas universales para combatir el virus que el presidente Donald Trump ha sido criticado por restar importancia y mal manejo.

Biden también prometió volver a unirse al acuerdo de París y lograr cambios en la Corte Suprema en respuesta al apresurado nombramiento de la juez conservadora Amy Coney Barrett.

A diferencia de los numerosos mítines de Trump, que a menudo carecían de distanciamiento social y máscaras, Biden celebró mítines en autocines en estados históricamente azules y más peleados. Hacia el final del camino se aventuró en bastiones republicanos tradicionales como Georgia, una señal del impulso que había ganado su campaña.

Biden hizo campaña como un hombre de moral, más apto para unir a un país dividido y sacarlo de la pandemia. Sus mítines en persona fueron relativamente poco frecuentes en comparación con los de Trump, pero gastó más que el presidente número 45 en anuncios de televisión en estados más peleados clave durante gran parte de la temporada de campaña electoral.

Su tumultuosa carrera contra Trump llegó a un punto crítico en el primer debate presidencial, que se vio empañado por insultos de ambos lados. Pudo separarse del estilo descarado de Trump y apeló a la demografía, como las mujeres suburbanas y las personas mayores, que votaron por Trump en 2016 pero desde entonces se han sentido alienados por su retórica divisiva y el manejo de la pandemia, según The Times.

Please support our journalism by donating to The Diamondback.

Categories:

Recommended Articles